LA PODA DEL OLIVO

En España una vez que la  campaña de la aceituna  se da por finalizada comienza la actividad de la poda del olivo.

La poda es un elemento fundamental, con este proceso mejoraremos la calidad del fruto como su rendimiento al año siguiente.

En las provincias del sur donde la campaña de aceituna son más temprana debido al clima, los meses más óptimos son en noviembre y diciembre, en el resto de la península engloba los meses de febrero, marzo y abril.

Es aconsejable evitar la poda cuando el olivo esta brotando, ya que la savia del olivo esta en movimiento y con la poda la corteza de separa de la madera evitando después la cicatrización de los cortes hasta el borde de la misma. En este momento es mejor la utilización de sierras manuales o mecánicas, que evitan que la corteza y la madera se separen mejorando así la cicatrización posterior.

Con esta actividad logramos alargar el periodo productivo, reparar y restaurar partes dañadas durante la recolección además  retardamos la decadencia, vejez y muerte del olivo.

Hay varios tipos de poda, de formación, de producción y de rejuvenecimiento.

Poda de formación: con esta poda dirigimos el crecimiento del olivo, aunque siempre debemos respetar el desarrollo del árbol. Mediante esta técnica seleccionamos los pies y las ramas mejor formadas, más vigorosas y más separadas, eliminando las ramas secas y de poco producción para dar paso a nuevas ramas.

Poda de producción: con esta técnica controlamos la producción ya que no siempre es aconsejable tener una abundante producción. La poda debe de realizarse según la fase de crecimiento del olivo. Cuando el olivo es joven lo mejor es que se pode nada o muy poco, así acortamos el periodo improductivo. Después en el periodo adulto, realizar podas ligeras y por último, en el periodo de vejez son necesarias podas más intensas, pero teniendo en cuenta los espacios de tiempo y reconstrucción. Podemos “mimar” a este gran amigo con agua y abonos.

Poda de regeneración: este tipo de poda es fundamental para mantener las buenas producciones evitando el envejecimiento del olivo. Cuando una rama presenta yemas, puede ser síntoma de decaimiento, haciendo brotar estas yemas, darán lugar a ramas nuevas, por lo que el olivo rejuvenecerá.

También es importante la forma del corte, hay dos formas de realizar el corte, aclareo o rebaje.

Corte de aclareo: el corte se realiza desde el sitio de arranque, mejorando así la iluminación, nutriciónfloración y producción de las ramas que quedan a su alrededor.

Corte de baje: con está técnica se acortan las ramas cuando son demasiado largas y ensombrecen los tramos bajos de las ramas, ya que la yema terminal bloquea la brotación de las laterales más inferiores.

Quizás también te interese la madera del olivo, usos.