BENEFICIOS DEL ACEITE DE OLIVA EN NUESTRAS MASCOTAS

El aceite de oliva es un producto muy sano para la dieta humana y también para la de nuestra mascota.

El aceite de oliva virgen extra es un alimento natural que posee una gran cantidad de nutrientes que nos ayuda y mejora nuestro organismo, pero no solo tienes beneficios saludables para nosotros, sino que también aporta beneficios para cualquier ser vivo que lo consuma. Hoy nos queremos centrar en los beneficios que le aporta a nuestros gatos y perros.

BENEFICIOS DEL ACEITE DE OLIVA EN NUESTRAS MASCOTAS

El aceite de oliva tiene la capacidad de ser un poderoso antioxidante, gracias a una gran parte de sus componentes como los polifenoles (compuestos bio-sintetizados de las plantas), la clorofila y la vitamina E. Estos nutrientes mejoran el sistema inmune. 

Contiene grasas monoinsaturadas que reduce el riesgo de padecimiento de enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Las grasas monoinsaturadas ayuda a facilitar la pérdida de peso del gato. Una de las principales razones de mortalidad en gatos es el sobrepeso produciendo un derrame cerebral.

Aceite de oliva

Es uno de los mejores remedios naturales para el estreñimiento también en nuestras mascotas. Este problema puede ser problemático y en algunas ocasiones puede provocar la muerte.

Si tu mascota padece de este problema y tiene dificultad para defecar puede deberse a que su dieta no contiene suficiente fibra y su sistema digestivo no esta funcionando correctamente. Como remedio puedes darle aceite de oliva, que estimulará los movimientos del intestino y hará que las heces sean más liquidas y fáciles de desechar.

Es excelente para mejorar el brillo y la suavidad del pelaje gracias a sus propiedades hidratantes.

Ayuda a retrasar el envejecimiento.

Podemos añadir una cucharada de aceite de oliva en el pienso de tu mascota. Mézclalo para que el aceite sea absorbido por la comida que no se pierda en el plato para que pueda hacer mejor su trabajo. Con 3 veces por semana será suficiente.

También lo podemos aplicar en zonas epidérmicas como tratamiento en algunas enfermedades.

Su consumo moderado potencia el colesterol bueno, mejora y ayuda las articulaciones y músculos.