BENEFICIOS DE LOS GARBANZOS

De entre todas las legumbres, quizás los garbanzos sean lo que gozan de más popularidad, ya que se utilizan como ingrediente principal en numerosos platos. 

Es una de las legumbres más antiguas y tras la soja y el frijol, es la legumbre más consumida en el mundo,  sobre todo en Oriente Medio. Es una planta herbácea que mide unos 50cm de altura, con flores blancas o violetas, de la que brotan dos o tres semillas de la especie.

El garbanzo pertenece a la familia leguminosa, se caracteriza por ser una fuente rica de minerales y vitaminas.  Contiene fibra, proteínas, micronutrientes, aminoácidos  vitaminas, están libres de gluten y ayudan a luchar contra la anemia y a controlar el peso y el colesterol, lo que los ha convertido en uno de los cultivos más esenciales en algunas regiones del mundo.

Aunque los garbanzos son famosos en la gastronomía en muchos lugares del mundo pocas personas conocen los grandes beneficios que nos aportan. 

Garbanzos
Los garbanzos y la multitud de beneficios que nos aportan

BENEFICIOS QUE NOS APORTAN

Salud del corazón: Los garbanzos son ricos en fibra, potasio, vitamina C y vitamina B-6. Todo ello, favorece a nuestro corazón, ya que uno de los beneficios que tienen es reducir el colesterol en la sangre, además de contener folato, que reduce los niveles de homocisteína de la sangre, todo ello ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Finalmente se a comprobado que la vitamina K de los garbanzos sirve para una mejor coagulación de la sangre, o lo que conocemos como “colesterol malo”.

Digestión y regularidad intestinal: Debido a su alto contenido en fibra ayudan a prevenir el estreñimiento y promueven la regularidad de un sistema digestivo saludable.

Los que tienen problemas con el tránsito intestinal, pueden comer garbanzos, porque contienen una gran cantidad de fibras. Sirve para controlar la obesidad y previene el cáncer de colon.

Fuente vegetal de hierro: El hierro ayuda a producir glóbulos rojos y algunas hormonas, es importante para la función celular y el crecimiento normal.

Aunque el hierro que nos aportan los garbanzos no se absorbe tan fácilmente como el hierro que nos aporta la carne. Pero esta absorción de puede mejorar combinando garbanzos a la sopa de tomate o pimientos rojos.

Las personas que sufren de anemia pueden consumir garbanzos para aumentar su hierro y así no sufrir decaídas o presentar síntomas de falta de sueño o cansancio prolongado.

Por otro lado, son una gran fuente de potasio, por lo que sirven para mejorar la circulación, regular la presión arterial y está recomendado en aquellos que sufren de hipertensión.

Diabetes: Se ha demostrado que las dietas altas en fibra, tienen menores niveles de glucosa en sangre. Por Otra parte, los diabéticos  tipo 2 mejoran su nivel de azúcar en la sangre, los lípidos y los niveles de insulina.

Nos ayuda a tener un mejor control de peso: La fibra juega un papel importante en el tema del peso, ya que actúa como elemento saciante, lo que hace reducir el apetito y con esto nuestro consumo total de calorías al día.

Combatir y prevenir el cáncer: Los garbanzos contienen selenio, que ayuda a desintoxicar algunos compuestos que acusan cáncer, previenen la inflamación y disminuye la velocidad de crecimiento de los tumores. Gracias a la vitamina C, que es un poderoso antioxidante, nos protege las células contra el daño de los radicales libres. Ricos en sustancias químicas vegetales que protegen contra el cáncer y las cardiopatías. 

Fortalece los huesos: Gracias a su aporte de vitamina K, hierro, fosfato, calcio, magnesio, magneso, zinc y vitaminas que contienen los garbanzos contribuyen a las construcción y mantenimiento de la estructura y la resistencia ósea. 

Mejora la inflamación: Los garbanzos también contienen colina, esta sustancia ayuda a conciliar un mejor sueño, tener mejor movilidad muscular, mayor aprendizaje y mejor memoria. Ayuda a mantener la estructura de las membranas celulares, la transmisión de los impulsos nerviosos, la absorción de la grasa y reduce la inflamación crónica de lesiones lumbares o de otra especie, además se le asocia a vitaminas del grupo B.

Además, los garbanzos nos ofrecen gran cantidad de posibilidades para incorporarlos a nuestra dieta con varias recetas como:

Hummus → El hummus es una receta árabe elaborada con garbanzos. Es una receta sencilla de elaborar, solo se necesita  echar es un recipiente, una taza de garbanzos cocidos, dos dientes de ajo bien picados, un poco de comino, aceite de oliva, perejil picado, sal y el zumo de un limón. Añade un poco de agua y tritura hasta que se forme una pasta. Para servir, vierte más aceite de oliva y pimentón, se acompaña con pan de pitta y es un entrante delicioso.

Falafel → Coloca en un recipiente una taza de garbanzos en agua, déjalo durante toda la noche.  Después los cocinamos hasta que hierva. Por otro lado es otro recipiente mezcla una cebolla, dos dientes de ajo, cilantro, pimienta, comino y pimentón. Echa los garbanzos y lo tritura todo. Déjalo enfriar en la nevera al menos una hora. Después toma una pequeña cantidad y forma bolitas y fríelas en con aceite de oliva.

Hamburguesas de garbanzos Esta receta es tan sencilla como las anteriores, solo tenemos que coger los garbanzos cocinados y hacer un puré con ellos, añadimos una zanahoria y una cebolla ralladas y lo dejamos enfriar al menos 1 hora. Después le damos forma de hamburguesa y las colocamos en una bandeja, le añadimos un poco de aceite de oliva y las metemos en el horno.

Como nota: Ya conocemos algunos de los beneficios que nos aporta esta legumbre, pero es recomendable saber que, si padecemos de cálculos renales, piedras en la vesícula o similares, es mejor evitarlos, debido a su aporte de purinas. El cuerpo suele descomponer a estas purinas en el ácido úrico por lo que más que ayudarnos pueden causarnos daños.

Quizás también te interese superalimentos.