Blog

BENEFICIOS DE TOMAR ACEITE DE OLIVA EN AYUNAS

Mucho nutricionistas aconsejan tomar tres cucharadas al día de aceite de oliva, que equivale a unos 50 gramos de aceite de oliva cada día, siendo fundamental que al menos una de estas cucharadas se consuma en ayunas. Si lo consumimos crudo sus beneficios y cualidades son aún mayores, dado que ninguna forma de cocción interviene
negativamente en alterar sus diferentes propiedades.  Continúa leyendo BENEFICIOS DE TOMAR ACEITE DE OLIVA EN AYUNAS

COMPOSICIÓN DEL ACEITE

Ya sabemos que consumir Aceite de Oliva nos aporta numerosos beneficios en el tema de salud, esto es gracias a su composición natural. Hoy queremos hablarte sobre la composición del aceite.

El aceite de oliva se compone de:

TRIACILGLICEROLES

La mayoría de los aceites contienen ácidos grasos saturados, en el caso del aceite de oliva la principal característica (la cual le hace único), es su alto índice de ácidos grasos monoinsaturados, ácido oleico. El ácido oleico lo hace muy resistente a la oxidación, lo que afecta a los valores de sabor y nutricionales, ya que es el más resistente a la descomposición química que provocan las altas temperaturas.

El ácido oleico representa hasta un 83% de la composición del aceite. Se reduce el colesterol LDL (colesterol malo) aumentando el HDL (colesterol bueno).

POLIFENOLES

Los polifenoles en general muestran acciones antioxidantes y antiinflamatorias. En el caso del aceite de oliva protegen de la oxidación, previniendo que las grasas se oxiden en el torrente sanguíneo e impiden la formación de placas de ateromas en los vasos.

La cantidad varía significativamente entre los distintos aceites de oliva y la variedad de la aceituna con la que se haya elaborado.

Los efectos protectores del aceite de oliva contra las enfermedades crónicas y degenerativas se atribuyen a los componentes fenólicos.

Los polifenoles tienen los siguientes beneficios para la salud: actividad antioxidante, actividad anti-inflamatoria, actividad anti-microbiana, actividad anti-aterogénica, anti-tumos, anti-agregación plaquetaria, actividad anti-hipertensiva, aumento de la actividad de la vitamina A y B caroteno, actividad anti-alergenico.

TOCOFENOLES

También conocido simplemente como vitamina E, también es un antioxidante natural. El aceite de oliva también contiene vitamina A,D, complejo B y K. Estos compuestos son conocidos por contribuir a la capacidad antioxidante del aceite de oliva, así como mejorar la estabilidad del aceite.

Los tocofenoles defienden nuestro organismo protegiéndolo de los ataques de los radicales libres, trastornos de la piel y evita, el cáncer y la arteriosclerosis.

ESCUALENO

Compuesto orgámico natural y un factor metabolico importante. Tiene la capacidad de suministrar oxigeno a las células, nutrirlas y protegerlas. La capacidad antioxidante del escualero, protege a las células de los radicales libres.

Es parte de la síntesis de colesterol, hormonas, esteroides, y la vitamina D en el cuerpo humano.

También se cree que tienen propiedades anti-cáncer.

LOS ÁCIDOS OMEGA 3 Y OMEGA 6

Los ácidos grasos omega 3 y 6 son un tipo de grasa poliinsaturada. Son considerados esenciales por que el cuerpo no puede producirlos. Por lo tanto deben, incorporarse a través de los alimentos, como el aceite de oliva. El Aceite de Oliva es generalmente 10% ácido linoleico (omega 6) y menos de 1% ácido linoleico (omega 3). Estos ácidos son importantes en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. 

PIGMENTOS Y COMPONENTES AROMÁTICOS

Los pigmentos como la clorofila, feofitina y carotenoides son los encargados de darle color al aceite. La presencia de estos componentes depende de varios factores tales como la maduración de la fruta, el cultivar, el suelo y el clima y los procedimientos de color y los compuestos de sabor aumentan la secreción estomacal y ayudan a una mejor absorción de los antioxidantes naturales.

Además de todo lo señalado, el aceite de oliva tienen un calor añadido en lo que a gastronomía se refiere gracias a su sabor y aroma. Su perfume y sabor proporcionan un sabor único que resaltan toda preparación. 

LOS ÁCIDOS GRASOS LIBRES 

Estos ácidos libres son el resultado de la descomposición de triglicéridos. La alta acidez puede ser provocada por alguna enfermedad de la fruta, infestación de mosca, mal estado de la aceituna, extracción retardada después de la cosecha, almacenamiento y transporte de las aceitunas.

 

Como ocurre con todo alimento, nunca son buenos los excesos ni las carencias; por lo tanto su consumo debe ser moderado y siempre en crudo, para así conservar todas sus excelentes cualidades.

Dado que su aporte calórico es elevado, aconsejamos que su consumo diario no supere las 4 cucharas. De esta manera tomaremos todas sus ventajas y nutrientes el peso corporal adecuado.

“Consumiendo aceite de oliva en las comidas se cubren las necesidades básicas de ácidos grasos.”

 

ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA LA MEJOR OPCIÓN EN LAS FRITURAS

Solo el Aceite de Oliva Virgen Extra es capaz de soportar temperaturas hasta los 180ºC sin descomponerse ni deteriorarse, manteniendo así todas sus propiedades.

El resto de aceites vegetales no fríen tan bien ya que no pueden  alcanzar los 180ºC sin degradarse, perdiendo sus propiedades y perjudicando al alimento, ya que puede llegar a cocerlos empapandolos de aceite o se queman si se intenta calentar mucho.

Otra de las ventajas del aceite de oliva es que protege a los alimentos con una película crujiente que impide que los alimento se impregnen en grasa. para otras operaciones como para confitar o sonfreir se puede utilizar otro tipo de aceite, ya que no es necesario que se alcancen temperaturas tan elevadas.

El aceite de oliva tiene innegables ventajas culinarias.

A altas temperaturas la fritura es más rápida, por lo que el alimento pierde menos nutrientes. Además, las proteínas crean en su superficie una capa crujiente que hace que la penetración de aceite sea menor. De esta manera, se limita el incremento de calorias y conserva en el interior su jugo y sales minerales, potenciando el sabor de los alimentos y convirtiendo la fritura en una experiencia culinaria.

TIPS PARA FREÍR CON ACEITE DE OLIVA:

  • No mezclar aceites de oliva con otras grasas, pues estos últimos toleran peor las altas temperaturas, descomponiendo más rápidamente.
  • Para que los alimentos empanados o rebozados queden crujientes y empapen menos aceite, añadir por cada huevo batido una cucharada sopera de leche. 
  • Para escurrir el exceso de grasa usar un colador o dejar reposar la fritura sobre un papel de cocina absorbente.
  • No tapar el alimento una vez frito, ya que se reblandece la capa crujiente del exterior.
  • Los alimentos para freír deben estar secos para evitar, de esta forma, que salpique al introducirlos en el aceite.
  • Tras cada fritura, se deben eliminar restos de alimentos ya que puedan favorecer su oxidación y alteración del aroma (un mismo aceite de oliva puede utilizarse hasta 4 ó 5 veces para freír, siempre que se haya eliminado los residuos después de cada uso y no se haya quemado adquiriendo un color oscuro).

TEMPERATURAS DE FRITURAS SEGÚN EL TIPO DE ALIMENTO:

  • Para alimentos gruesos o con gran cantidad de agua (verduras, hortalizas…) mejor freir a 130- 145ºC.
  • Para alimentos con pre-cocción como verduras cocinadas, empanados (escalopes…) o rebozados (pescados…) es recomendable mantener una temperatura de 160ºC.
  • Para alimentos que fríen rápidamente o cortados en piezas pequeñas (patatas, huevos, croquetas…) se pueden alcanzar los 180ºC.

En Asia no se utiliza aceite de oliva para la preparación de tempuras de verdura (calabacines, berenjenas…). Tal como se indica anteriormente requieren temperaturas inferiores 130- 145ºC, y esto hace posible que en estos países se utilice otros tipos de aceite.

Sin embargo, nosotros que pertenecemos a la cultura del aceite de oliva, consideramos que tanto las frituras como las temperaturas quedan inmejorables con aceite de oliva. Porque tienen un aroma y un crujiente delicioso.

REBOZADOS, EMPANADOS O EN TEMPURA

Solo fríen bien los alimentos ricos en almidón o albuminas (patatas, huevos, masas a base de harina…). En aquellos alimentos que no la tienen (verdura, frutas, pescado…) se lo proporcionamos con una masa para fritos enharinándolos, rebozándolos o empanándolos.